Steven Jay Lynn falleció en su casa el 29 de marzo de 2024 a la edad de 78 años tras una batalla de 3 meses contra el cáncer. Le precedieron sus padres, Herman y Barbara. Le sobreviven su amada esposa, Fern Pritikin Lynn, su hermana Leslie (Richard) Ehrlich, su cuñada Phyllis (Larry) Galinkin, sus queridas hijas, Jessica (Sere Chao) Lynn, su hijastra Nicole Pritikin, sus nietos Julian Lynn Chao, Tyler Thibodeau y su nieta Angelaure Pierre. También le sobrevive su exesposa Jennifer Hudson Lynn. Era el tío favorito de sus sobrinas, sobrinos, nietos y sobrinos nietos. Steve era primo especial de Michael Kline y de Ilene Berns-Zare y Ed Zare. 

Steve nació y creció en Chicago, Illinois, en un hogar caracterizado por el amor incondicional, un rasgo que continuó con su familia, familia extensa, amigos, colegas y alumnos. La generosidad formaba parte de su ser. Dedicaba su tiempo a ayudar a quien lo necesitara. Su vida está marcada por su insaciable curiosidad y su amor por el aprendizaje.

Era un experto reconocido internacionalmente y un prolífico autor en múltiples áreas de la psicología clínica. Su trabajo se centró en la hipnosis, la disociación, la fantasía, los falsos recuerdos, el trauma sexual y la victimización. En los últimos años, ha publicado numerosos artículos desmintiendo la pseudociencia, sobre los mitos de la psicología, el pensamiento crítico y los tratamientos basados en la evidencia. Steve estaba muy orgulloso de su libro de texto introductorio, «Psicología: de la indagación a la comprensión», ahora en su 5ª edición.

Se licenció en la Universidad de Michigan y se doctoró en psicología clínica en la Universidad de Indiana. Comenzó su carrera académica en la Universidad de Ohio, donde alcanzó la categoría de Catedrático. En 1996, Steve se incorporó al cuerpo docente de la Universidad de Binghamton, donde fue ascendido a Catedrático Distinguido de SUNY y ejerció como Director del Programa de Doctorado en Psicología Clínica y Director de la Clínica Psicológica del Departamento de Psicología. Recibió el Premio del Canciller de SUNY a la Excelencia en Becas y Actividades Creativas.

La larga lista de premios de Steve incluye un Lifetime Achievement Award de la Universidad de Indiana, y el mejor libro publicado sobre hipnosis clínica. Ocupó el puesto 49 en una lista de «Top Producers of Scholarly Publications in Clinical Psychology Ph.D. Programs» y fue reconocido como uno de los principales expertos mundiales en el campo de la hipnosis. Se enorgullecía de haber sido el editor fundador de una importante revista profesional, Psychology of Consciousness. 

Junto con sus colegas, Steve realizó a principios de los 80 los primeros estudios sistemáticos de lo que entonces se denominaba «personalidad prona a la fantasía», que comprendía a personas altamente sugestionables e hipnotizables.  El trabajo de Steve aclaró varios conceptos relacionados con la propensión a la fantasía, como la hipnosis, la disociación, el trauma y la falsa memoria. Sus hallazgos condujeron a una nueva comprensión de estas experiencias y a estrategias para aliviar el sufrimiento de quienes afrontan trastornos como las fobias, la disociación y el trauma. Defendió una visión del comportamiento hipnótico susceptible de comprensión mediante el examen científico, distinta de las antiguas nociones de la hipnosis como un trance misterioso.

La experiencia de Steven en psicología forense le llevó a recibir constantes peticiones de peritaje en múltiples casos penales en los que se había utilizado la hipnosis para mejorar o recuperar la memoria. Su trabajo reveló que la hipnosis aumenta las imprecisiones de la memoria e incrementa de forma problemática la confianza de la persona en sus recuerdos. Su testimonio fue fundamental para la decisión del Tribunal Supremo de Canadá de prohibir todos los testimonios obtenidos mediante hipnosis, y ahora la mayoría de los estados no permiten el testimonio de testigos que hayan sido hipnotizados.  

Además de la altura de su erudición, Steve era una persona amable, compasiva y generosa que se enorgullecía de haber sido mentor de decenas de estudiantes de doctorado, así como de jóvenes profesionales en las primeras etapas de sus carreras.  De sus más de 400 artículos y más de 20 libros, muchos fueron fruto de colaboraciones con estudiantes y colegas de todo el mundo. Steve tenía un maravilloso sentido del humor y un repertorio de historias increíbles que evocaban lágrimas de risa en sus amigos y familiares. Además de sus actividades académicas, Steve mantenía una consulta privada de psicoterapia. Disfrutaba jugando al golf, atesoraba los lazos de amistad de toda la vida de su grupo de hombres, «The Mighty Men», y tocaba la armónica para asustar de vez en cuando a sus alumnos y amigos.  Su amor por su familia no tenía límites.

Se celebrará un servicio conmemorativo en Temple Concord, 9 Riverside Dr, Binghamton, NY el jueves 4 de abril de 2024 a las 2 p.m.

Las donaciones en memoria de Steven Jay Lynn pueden hacerse al Memorial Sloan Kettering Cancer Center, PO Box 27106, NY, NY 10087-7106 o a la Binghamton University Foundation, Clinical Science Fund, Account #10367; Las donaciones se aceptan en línea en giving.binghamton.edu.

Steven Lynn Obituary – Allen Memorial Home